Partido, Movimiento, o Qué? La Organización como herramienta

13 mayo 2009

Es claro que encerrar el peronismo es imposible; pero es sumamente necesario darle un sentido y una organización para que no sea un mamarracho.

La dicotomía entre el Peronismo como Partido (PJtismo) o como movimiento es histórica, ambas posturas son válidas, tienen debilidades y a su vez es posible una síntesis entre las dos.

Empecemos por el movimiento, se denomina así por el propio significado de la palabra, alude a que no es un sector estancado sino un grupo pujante, organizado en el territorio con objetivos en el mismo. Este movimiento por sus propias características es amplísimo, eso no quita que desde el vecino hasta el comerciante se compartan y se luche por las mismas banderas y principios.
La característica principal es el expansionismo y el tinte esclarecedor durante el avance, no nos referimos a un avance atropellando, es un avance de crecimiento, de persuasión, trabajo difícil, gregario, de hormigas; pero el que mayor compromiso y genuinidad produce.
He escuchado que el primer peronismo se transformaba de acuerdo a la coyuntura de movimiento a partido para la contienda electoral; es un argumento muy interesante, podríamos decir que el movimiento reconoce sus mejores hombres y los coloca en un órgano representativo para las elecciones, el partido. Por supuesto sin desarmar, ni apaciguar la característica movimentista de la comunidad organizada.

Pasemos al peronismo como Partido tradicional; antes de expresar mi opinión quiero afirmar que soy un defensor de cualquier organización si, y solo si surge como necesidad territorial y es una herramienta útil, práctica y coherente con lo que defendemos. Quiero apuntar a algo actual, escuchamos el discurso gorila descalificando al sindicalismo, mas que a los sindicalistas; es decir, no defienden ni destacan el movimiento obrero organizado como herramienta, lo atacan por sus dirigentes y he aquí el doble discurso, esconden las intenciones anti-populares es comentarios a cerca de la integridad de los conductores de turno.

A ésto apunto, rescatemos la herramienta, si la herramienta está y la organización existe, el propio movimiento renueva las filas y tiende a mejorar la calidad de los hombres que conducen. Siempre se puede organizar, no es lo mismo hacerlo en defensa de nuestros objetivos que hacerlo en forma mezquina y dañina hacia el movimiento.

No es un derecho participar, es una obligacion!! Recuperar las herramientas y recuperar la esencia peronista son un proceso paralelo, cada espacio es una oportunidad y cada oportunidad se transforma en organización. Las herramientas y las estructuras organizativas no debemos imponerlas, deben surgir desde las bases, es nuestra filosofía.
El peronismo se construye desde abajo y cada espacio elige su estructuración, por fines prácticos, de tiempo y espacio.

El peronismo del mañana seguirá siendo amplio y diverso en su organización, lo distintivo seria que ningún sector sea excluyente o privativo; ya sea desde un partido, sindicato, club de barrio, o alguna nueva forma.
El órgano representativo (partido político de hoy) debe incluir la participación de la comunidad organizada y no ser un órgano independiente, de aristocracia política que aproveche el trabajo territorial de la organizaciones sociales. Un partido abierto y verdaderamente representativo es la única alternativa, lo contrario sera un partido clásico, estanco, que se coloca una etiqueta pero no se reconoce en la realidad.

El partido tiene una contradicción interesante, surge como una herramienta necesaria para aglutinar una doctrina que es consecuencia de un devenir histórico agitado. La creación de un partido político que refleje necesidades y propuestas es en cierto modo congelar la historia y el movimiento preexistente. La habilidad es, no solo analizar desde nuestra doctrina las nuevas realidades; sino estar abiertos a las actualizaciones necesarias para interpretar el hilo histórico y no convertirnos en un partido conservador mas.

El movimiento seria el peronismo fuera del estado, presente en todo espacio, que marca el ritmo de necesidades y propuestas transformadoras; mientras que el partido es una herramienta útil y necesaria para la pelea institucional (siempre y cuando las instituciones respondas las demandas).



Abrazo Peronista!!
Blog.Peron.Iar °<

5 comentarios:

De vierde man dijo...

Excelente. Lo tuyo, como supongo te lo propones es muy didáctico. No quiero hacer un comentario tipo facebook, pero esto es lo que siento.
Y esta dicotomia entre partido y movimiento, parece, es la que muchas veces trae al campo discusiones terribles, como por ejemplo el tema del progresismo.

MP dijo...

Pasé a saludar, pero la verdad es que el material es de primera y tu reflexión muy completa y clara. Me gusta mucho. Te agrego al blogroll. Bienvenido de mi parte.
Saludos
Mario

Liberación dijo...

Justo hoy postié algo sobre peronismo, se vienen tiempos dificiles a mi entender y estas discusiones caen de primera. Un abrazo.

De vierde man dijo...

Los tiempos dificiles, creo, se debe a que el enemigo está adentro y afuera. Eso es terrible.
Yo tambien soy bastante nuevo en esto y creo que la dinámica para que funciones es estar en contacto de vez en cuando. Muy bueno

Ana dijo...

Me resultó muy interesante y claro tu artículo, yo no sé mucho sobre estas cosas, me acerco a la política por el interés y pasión que han despertado en mí Nestor y Cristina y por añadidura me intereso por las cuestiones y reflexiones sobre el peronismo. Te sigo visitando.